El proceso de vinificación de los vinos en nuestra bodega se lleva a cabo pensando en el proceso de envejecimiento que se va a utilizar para cada tipo de vino, para los vinos jóvenes utilizamos el método tradicional de elaboración en la zona, Maceración Carbónica, y para los vinos criados el método de Burdeos ó Despalillado.

MACERACIÓN CARBÓNICA

Los racimos de uva entran enteros y fermentan enteros en los lagares durante unos 8-10 días, posteriormente se realiza el tradicional pisado de la uva para extraer la mayor parte del vino antes de proceder a su descube, es decir, extraer los "hollejos" y llevarlos a la prensa.

BURDEOS ó DESPALILLADO

Los racimos de uva pasan a través de un sistema que procede a separar los granos del raspón y una vez que dichos granos están sueltos se van rompiendo. Estos granos sueltos y rotos es lo que se introduce en los lagares para fermentar durante unos 8-10 días. Pasado este tiempo se procede a extraer el vino y posteriormente los "hollejos" se llevan a la prensa.

En ambos métodos el prensado de la uva se realiza en una prensa vertical hidráulica de pequeño volumen con lo cual el vino se extrae lentamente y a no mucha presión con objeto de no romper la estructura del “hollejo” y las pepitas para obtener vinos de calidad.

Obteniéndose después de todo el proceso de elaboración 3 tipos de vino procedentes de cada lagar, estos tipos son conocidos como: “Lagrima”, “Medio” y “Corazón”